Pages - Menu

viernes, 12 de marzo de 2010

Las Opiniones también son un mito


El periódico que el amable lector tiene en sus manos es un mito. Le aprendimos a Hans-Georg Gadamer que no se puede dar la cultura sin un horizonte mítico y que, por ello, es fundamental ubicarlo en la época de la ciencia, puesto que es imposible comprender la complejidad de la contemporaneidad sin el mito.


El nombre del periódico, que con este número ve la luz, retrotrae la conocida alegoría del Mito de la Caverna de Platón. Referencia un territorio en el que Seres maniatados no podían ver más que sombras reflejadas por una especie de tea. Un día cualquiera, uno de ellos sale de la caverna y se entera que afuera las sombras se vuelven formas concretas. Comprende que los pre-juicios sobre los que fundaba su saber eran sólo eso; y concluye que la otra realidad que acaba de percibir es bien distinta. Su opinión se fundamenta, entonces, a partir de la confrontación entre lo que piensa y lo que percibe.

Las disquisiciones nominalistas, por las que pasó el nacimiento de este medio de interlocución con los ciudadanos: Academia, Pandora, Mito y Razón, El Universitario, El mundo de las ideas… y, su nombre definitivo, Opiniones, no fueron ociosas; por el contrario, esta búsqueda nos señaló que el camino puede ser equívoco cuando nos apoyamos únicamente en el sentido común, solamente en el prejuicio de sus fundadores y escritores, en el ideario de ficción que nos envuelve en la cotidianidad.

Opiniones deja traslucir que lo que aquí se publica está sustentado básicamente en lo que se conoce coloquialmente como opinión con conocimiento de causa. Es, en consecuencia, un periódico de opinión. Quienes plasmen su pensamiento en estas páginas, expresarán lo que deseen a partir de sus saberes propios y particulares, de sus experiencias e investigaciones; de sus sueños, gustos, esperanzas o desesperanzas…; todo, en una dinámica que con seguridad mostrará los claroscuros de la razón. En fin, todos harán -ya lo hacen- uso de lo que consideramos es su derecho (y también su deber) de ejercer su libertad de expresión, la misma que está consagrada en el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia.

Opiniones circulará en la región del Eje Cafetero (claro, en el fondo confiamos en que trascienda estas débiles fronteras); un territorio en el que los ciudadanos hemos estado determinados por la fuerza de la tradición; y hemos tenido que sufrir la marejada de una región que se precia de ser culta y educada, y que se ha visto envuelta por un mundo confuso por las violencias y la guerra misma.

Una asignatura pendiente
Opiniones es una asignatura que los profesores, no profesores y egresados de la Universidad de Manizales teníamos pendiente. Y a partir de hoy, comenzamos a saldar esta deuda con la región del Eje Cafetero. Y esto, porque reconocemos que, por lo menos desde el 2007, poco más de la mitad de la población humana vive en ciudades. Los procesos de urbanización han sido constantes, y han estado ligados a la concentración del poder y del saber. Las ciudades actuales heredaron una de las mayores contradicciones propias de la Revolución Industrial: segregaciones sociales a través de las cuales se marginan a los pobres. Hoy, los centros urbanos han sido pensados como centros  de negocios. Los barrios se vuelven modernos, y esto implica que un grupo de habitantes es expulsado de los mismos. Los barrios se vuelven mejores, pero al parecer no precisamente para las personas. Se produce una especie de gentrificación, esto es, una transformación urbana que desplaza a sus ciudadanos de su hábitat natural, es decir, de su barrio degradado, y aparece otro de un nivel económico mayor que no necesariamente lo recategoriza.

De todo lo que esto implica, nos ocuparemos en estas páginas.

Que los lectores que hoy nos tienen en sus manos, con sus críticas y sugerencias, nos ayuden a pensar-nos. No olviden que el pensamiento no lo es sin el mito. Y Opiniones también es un mito.








Luis Ospina Carvajal
Director

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada